COCHINILLO A LA SEGOVIANA – RECETA

El Cochinillo lechal al horno es uno de los platos típicos en España, mezcla la textura crujiente y tostada de su piel con una carne jugosa, ideal para sorprender a tus invitados o comensales.

En la región de Segovia este es es uno de los principales platos de las celebraciones importantes, esta receta es una excelente opción para la comida de Navidad o cualquier otra fiesta con los tuyos/as.

Preparación del cochinillo segoviano

Ingredientes

Cochinillo entero
Manteca de cerdo
Naranja agria
Ajo
Sal Gruesa
Laurel
Tomillo

Antes de hornear

Necesitaremos un COCHINILLO LECHAL (Puedes hacer tu compra aquí) y frotaremos la piel con el jugo de la naranja. Pelamos los dientes de ajo y los picamos muy fino. Los mezclamos con la manteca, sal gruesa, tomillo y orégano. También podemos machacar el ajo hasta que quede como una pasta y mezclar con el resto de los ingredientes, esta pasta es más fácil de manipular que la anterior.

Precalentamos el horno a 150º durante una hora y mientras, vamos untando el cochinillo con una brocha de silicona por dentro (toda la parte de las costillas) con la mezcla preparada anteriormente y lo colocamos en una bandeja de horno (si tenemos un recipiente grande de barro mucho mejor). La parte de la piel debe quedar hacia arriba.

Añadimos a la bandeja o recipiente el vaso de agua y las hojas de laurel en la parte de abajo, sin mojar la piel del cochinillo. Derretimos la manteca de cerdo a temperatura baja durante 2 minutos en el microondas.

Pinchamos la piel y la cabeza con una aguja o tenedor y lo untamos con la manteca de cerdo previamente fundida. Es muy importante pincharlo para que no se formen bolsas de aire y la piel quede bien crujiente.

Horneado del cochinillo segoviano

Llevamos el cochinillo al horno a 150 º C en la parte central con temperatura arriba y abajo durante una hora aproximadamente, untando a menudo con la grasa y jugo que vaya soltando.

Dejamos el cochinillo en el horno sin darle la vuelta durante una media hora más con la misma temperatura. Si vemos que el recipiente o bandeja se queda sin agua durante el horneado tenemos que añadir un poco más, pues el cochinillo necesita esa humedad para cocinarse bien.

Para conseguir una piel crujiente y dorada en nuestro cochinillo, subimos el horno a 190º C durante otros 15-20 minutos. En total el cochinillo debe estar en el horno casi 2 horas.

Retiramos del horno. Troceamos el cochinillo y pasamos el jugo del recipiente a una salsera. La salsa es para acompañarla con un buen pan o para mezclar con la carne.

No se la viertas a la piel crujiente que tanto nos ha costado conseguir puesto que lo único que conseguirás es ablandarla.

Puedes acompañar esta receta con una ensalada y un buen vino.

Receta extraída de: http://www.recetasderechupete.com/receta-de-cochinillo-segoviano-al-horno/2621/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *